Saltar al contenido
Cellomaniacos

Arco de Madera

Arco de Madera

El arco de madera es el tradicional para los instrumentos de cuerda frotada. Los grandes maestros arqueteros han fabricado y perfeccionado sus creaciones durante varios siglos hasta llegar al arco moderno que hoy conocemos. Sin embargo, debemos tener bien claro cuándo y en qué condiciones nos interesa un arco de este material. A continuación, te lo explico con detalle.

Comprar arco de madera en Europa

Ver Más Arcos de Madera en Amazon

Comprar arco de madera en América

Ver Más Arcos de Madera en Amazon

Ventajas de un arco de madera de pernambuco, palo de rosa o palosanto

Un arco de madera nos va a brindar algunas ventajas interesantes respecto a uno de fibra de carbono:

  • Mayor aplomo: los arcos de madera suelen resultar más pesados en la mano que los de fibra, por lo que su sonido resulta más intenso y lleno.
  • Precio económico: los arcos más baratos que podemos encontrar con una calidad mínima son de madera. Muchos de ellos, incluso, vienen “de regalo” cuando compramos un violonchelo nuevo de estudiante. Como es de esperar, su capacidad de respuesta es muy escasa, acorde al precio, pero si por alguna circunstancia no podemos invertir dinero en ello, y no viene incluido de regalo con el violonchelo, podemos comprar arcos de madera por el precio de una cuerda de violonchelo de calidad media. Eso sí, recomiendo cambiar a un arco de mejor calidad tan pronto sea posible.
  • Mejor calidad en gama alta: las obras maestras de lutieres y arqueteros están fabricadas en madera. Sus precios suelen ser muy altos, equiparables a la compra de un instrumento de calidad. A partir de los 1500€ para invertir, encontraremos los mejores resultados en los arcos fabricados en madera. Eso sí, por tratarse de un material orgánico, cada arco es único. Por ello, conviene probarlos antes de adquirir un arco de gama alta, pues podemos encontrar diferencias notables en un mismo rango de precio.
  • Arcos barrocos: como es evidente, los arcos barrocos que se fabrican a día de hoy se hacen siguiendo las formas y materiales fieles a los originales. Es decir, dentro de los arcos de madera es donde encontraremos los arcos antiguos, incluso de fabricación moderna.

Desventajas de la vara de madera

  • Fragilidad: un arco de madera es sensible a los golpes y las torsiones. Accidente típico de estudiantes es el olvidar el arco en nuestra silla de estudio y, distraídos con la colocación del chelo, partirlo al sentarnos encima.
  • Sensibilidad al clima: la humedad excesiva o los cambios bruscos de temperatura afectan a la tensión del arco, con lo que puede resultar incómodo de utilizar en circunstancias climatológicamente adversas.
  • Impredecible: cuando adquirimos un arco de madera, nunca sabemos cuál va a ser el resultado hasta poderlo probar por nosotros mismos. Aunque es cierto que su respuesta será siempre acorde con la gama de precios, cada arco responderá de forma distinta dentro de esa misma gama, aunque sean del mismo fabricante o lutier. Podemos encontrar algunos que se comporten sensiblemente mejor de lo esperado, o peor.

¿Cuándo debo comprar un arco para cello de madera?

En el caso de que estés buscando un arco de gran calidad, sobretodo si se va a tratar de tu arco principal, busca uno de gama alta, fabricado a mano en madera de pernambuco, palosanto o palo de rosa.

Si necesitas un arco barroco, no te quedará otro remedio que comprar uno de madera, aunque sea de gama baja.

Además, si no te gusta la sonoridad que se obtiene con los arcos de fibra de carbono, la madera solventará esa diferencia. Sin embargo, a igualdad de precio, un arco de fibra de carbono siempre obtendrá mejores resultados, hasta el techo de los 1500€ aproximadamente. A partir de ahí, los arcos de madera comienzan a brillar con luz propia.

Por último, si vas a empezar a tocar el chelo y tienes la necesidad urgente de adquirir un arco pero careces de presupuesto para ello, busca el más económico de madera (¡con crines naturales, ojo!) que encuentres y comienza a practicar con él. Siempre con la idea de cambiarlo, al menos por uno de fibra de carbono, tan pronto como sea posible. La diferencia será como la noche y el día.