Saltar al contenido
Cellomaniacos

Comprar Violonchelo Online

Violonchelos

Si quieres comprar un violonchelo para estudiante o profesional y te has preguntado cuánto cuesta, qué tipo de chelo es el más idóneo, cuál es el tamaño adecuado de violonchelo para niños o adultos y qué modelos hay disponibles, aquí encontrarás una ayuda para escoger el que mejor se adapte a tus necesidades.

Violonchelos en oferta en Europa

Ver Más Violonchelos en Amazon

Violonchelos en oferta en América

Ver Más Violonchelos en Amazon

Violonchelos según tamaño

Violonchelos según tipo

Violonchelos según marcas

Qué tamaño de cello comprar

Una de las decisiones más importantes es la de elegir la correcta talla del violonchelo. Podemos pensar que un adulto siempre hará uso de un violonchelo 4/4, pero eso tampoco es así. En el caso de adultos con características morfológicas singulares, como por ejemplo una longitud de mano o dedos significativamente inferior a la media, pueden necesitar un violonchelo 7/8, con el que se sentirán más cómodos y podrán sacar el máximo partido al instrumento sin el sufrimiento de tener que estar constantemente haciendo un sobresfuerzo.

Para poder tomar una decisión acertada, lo primero es conocer las diferentes dimensiones del violonchelo que tenemos a nuestra disposición.

Tamaño de violonchelo

La convención a la hora de catalogar la talla de un cello se basa en el uso de proporciones que pueden llevar a engaño, ya que no son proporcionales. Podríamos deducir que un cello de talla 1/2 es exactamente la mitad de un 4/4, el instrumento de tamaño completo. Sin embargo, esto no es así. No existe una proporcionalidad real entre el tamaño de un cello 4/4 y el resto de menor talla, por lo que lo mejor es seguir alguno de los sistemas de orientación que te expongo más adelante.

Por lo general, el tamaño de un violonchelo más habitual, de menor a mayor, es el siguiente:

  • 1/8
  • 1/4
  • 1/2
  • 3/4
  • 4/4

Sin embargo, hay otras tallas de violonchelo menos habituales que también se fabrican. Es el caso del 1/10, tamaño de cello para niños que comienzan a muy temprana edad, o el ya mencionado 7/8 para adultos de características morfológicas especiales.

Ahora que conocemos cómo se cataloga el tamaño del violonchelo, vamos a seleccionar el más idóneo para nosotros. Recuerda que las proporciones asignadas en las tallas no son proporcionales a las dimensiones reales respecto a un instrumento de tamaño completo 4/4.

Cómo elegir el mejor tamaño de un violonchelo

No es necesario disponer físicamente de las diferentes tallas de violonchelo para averiguar cuál se adapta mejor a nosotros. No obstante, si dispones de diferentes instrumentos para hacer las pruebas, solamente tienes que seguir mi vídeo tutorial sobre cómo sujetar el violonchelo. Lo encontrarás en la sección de cursos, dentro del Curso Básico de Violonchelo, en la lección nº 5.

Presta atención a la correcta colocación de tus piernas en la silla, que los pies lleguen correctamente al suelo. Con la espalda recta, y la pica del chelo extraída, trata de buscar un ángulo de 80 grados en tu instrumento con relación al piso. Debe estar ligeramente inclinado a la derecha, y el mástil ha de quedar en nuestro lado izquierdo de la cabeza. Vigila que la parte superior de la caja armónica apoye en tu esternón, y las rodillas en los aros de la caja tal y como puedes ver en el vídeo. Si el clavijero queda a la altura de tu cabeza, con la primera clavija empezando por abajo a la altura de tu oído, entonces lo tienes bien colocado.

En el caso de que no dispongas de diferentes tallas de chelos para probar, solamente debes guiarte por la siguiente tabla.

Elección del instrumento por nuestras medidas físicas:

Es la manera más apropiada de seleccionar nuestro tamaña de violonchelo. En caso de dudas, lo mejor es contactar con un profesor de violonchelo. Puedes preguntarme directamente a mí con confianza, a través de cualquiera de mis redes sociales o métodos de contacto. Será un placer ayudarte.

Estatura Mano Brazo Tamaño de Violonchelo
90 cm hasta 40 cm de 6 a 8 cm 1/10
90 cm a 110 cm de 40,5 cm a 46 cm 8 cm 1/8
110 cm a 120 cm de 46 cm a 51 cm de 8 cm a 10 cm 1/4
120 cm a 140 cm de 51 cm a 56 cm de 10 cm a 13 cm 1/2
140 cm a 150 cm de 56 cm a 61 cm de 13 cm a 15,5 cm 3/4
más de 150 cm más de 61 cm más de 15,5 cm 4/4 o tamaño completo

Elegir tamaño de un cello por edad:

Es un método arriesgado, pues la fisionomía de cada persona varía mucho según la edad. Sirve más bien para identificar los tamaños aproximados según la edad. Así, sabremos que en ningún caso debemos contemplar un cello 3/4 para un niño de 6 años. Sin embargo, ese mismo niño podría usar una talla de 1/8 o 1/4, dependiendo de su desarrollo. En ese caso, lo mejor es consultar por medidas físicas, en la tabla anterior.

  • 3 a 4 años: 1/10
  • 4 a 6 años: 1/8
  • 5 a 7 años: 1/4
  • 7 a 11 años: 1/2 (puede ser ya un 3/4 a partir de los 9 años si el alumno desarrolla mucha estatura)
  • 9 a 15 años: 3/4 (puede ser 1/2 hasta los 11 años si el alumno no desarrolla mucha estatura)
  • Más de 15 años: 4/4 o tamaño completo (puede ser un 7/8 dependiendo del desarrollo final).

Violonchelo acústico o eléctrico

Aunque hoy en día están en alza los instrumentos eléctricos, no son la única alternativa a los chelos acústicos tradicionales. A continuación veremos los tipos de instrumentos que tenemos a disposición y así será más fácil valorar cuál es el que nos interesa.

Tipos de violonchelo

La familia del violonchelo está compuesta por diferentes tipologías de instrumentos. En el siglo XXI la música ha evolucionado y conviven más estilos que nunca, muy diferentes entre sí. Cada uno tiene unas necesidades, y los fabricantes nos proporcionan diferentes soluciones.

Violonchelos acústicos:

Son los instrumentos tradicionales, construidos en madera. Disponen de una caja de resonancia que amplifica el sonido procedente de las cuerdas. En estos instrumentos influye la calidad de la madera, las correctas proporciones y un ensamblaje perfecto. Son delicados, pero los de más calidad producen los sonidos más apreciados en el mundo de la música clásica. Hay que tener mucho cuidado con los cambios de temperatura y humedad, para evitar que la madera se vea afectada. En los desplazamientos, necesitarán de fundas y estuches que proporcionen la mayor protección, sobretodo para viajar en avión. En estos casos se recomienda llevar el violonchelo en cabina, nunca en la bodega.

Existe una variante de gran éxito, que son los violonchelos construidos en fibra de carbono. También son acústicos aunque algunos fabricantes también integran, de manera opcional, un micrófono para tocar con el violonchelo amplificado. Su resultado es fabuloso, pues consiguen una calidad sonora totalmente profesional por precios mucho más reducidos que sus homólogos de madera. Tienen grandes ventajas como su resistencia al clima, a la humedad (se pueden mojar sin problema), y su dureza a los golpes. Además, se pueden personalizar en colores. Son, sin duda, una gran opción para estudiantes de nivel medio o avanzado y para profesionales.

Si te vas a iniciar en el mundo del violonchelo, o vas a tocar fundamentalmente obras clásicas o en agrupaciones tradicionales, un violonchelo acústico es tu elección.

Violonchelos eléctricos:

En los últimos años se ha ido extendiendo el uso del violonchelo en la música popular moderna, dentro de todos sus estilos. Desde la aparición de grupos como Apocalyptica, que popularizaron su uso, hasta los últimos violonchelistas como los integrantes de 2Cellos, Luka Šulić y Stjepan Hauser, o la violonchelista Tina Guo, se ha ido extendiendo el uso del chelo en ámbitos musicales que requieren de mayor potencia sonora y de amplificación eléctrica.

Para estos cometidos han resultado muy útiles los cellos eléctricos, que construidos inicialmente por Yamaha como instrumentos “silent” (es decir, para poder tocar y estudiar con auriculares sin molestar a los que conviven a nuestro alrededor), han sido aprovechados por sus características para la industria musical moderna. Del mismo modo que en las guitarras, se han incorporado pedaleras de efectos, amplificadores y todos los recursos disponibles para exprimir al máximo las posibilidades de los chelos eléctricos.

Son instrumentos más resistentes, pues carecen de caja armónica o características acústicas más allá de las propias cuerdas y el puente. El micrófono o pastilla se encarga de recoger las vibraciones para amplificarlas. Apenas emiten sonido cuando se tocan de forma natural. La calidad final de sus notas depende en gran medida de dicho micrófono o pastilla que llevan de manera integrada y de los medios que tengamos para amplificarlo. En buenos equipos, con efectos de calidad, conseguiremos que suenen de forma espectacular. Sin embargo, su sencillez y facilidad de respuesta pueden acomodar al músico. Por ello, es mejor aprender a tocar en un violonchelo acústico y después pasar a uno eléctrico. Si has conseguido tocar con calidad en un instrumento tradicional, te será sencillo hacerlo en un eléctrico, mientras que el proceso inverso te puede traer sorpresas desagradables, frustraciones y problemas.

Si vas a tocar con grupos modernos con instrumentos eléctricos, baterías y amplificación, o necesitas un instrumento que no moleste a los que conviven contigo cuando tocas y estudias, el violonchelo eléctrico es tu mejor opción.

Violonchelos electroacústicos:

El instrumento híbrido entre los cellos acústicos y los eléctricos. El principio de producción de sonido es el mismo que en los instrumentos tradicionales, a través de su caja armónica. Sin embargo, tienen conexión integrada para poder ser amplificados en cualquier momento. La diferencia con un violonchelo eléctrico es que siempre van a sonar con fuerza, por lo que no nos sirven para estudiar, tocar o practicar con auriculares, en horas intempestivas o sin molestar a los que nos rodean. El uso de una sordina puede ayudar para este cometido, pero su resultado nunca será como el de un chelo eléctrico.

Los podemos encontrar en madera o en fibra de carbono, pero hay que tener mucho cuidado con los violonchelos electroacústicos de mala calidad. Muchos fabricantes han buscado soluciones utilizando como base instrumentos acústicos tradicionales a los que les han incorporado micrófono haciendo taladros en la madera con resultados desastrosos. Auténticas chapuzas. Mi recomendación es buscar siempre instrumentos electroacústicos diseñados desde el principio como tales, y no adaptaciones.

Dentro de los instrumentos de fibra de carbono podemos encontrar, en mi opinión, las mejores opciones electroacústicas por parte de los fabricantes. En cualquier caso, mi recomendación personal es comprar un  buen violonchelo acústico tradicional e invertir posteriormente en un micrófono de calidad si queremos amplificarlo para tocar con agrupaciones de música moderna o añadir pedales de efectos. Es una solución perfecta y muy económica. Otra opción, más costosa, es tener dos violonchelos, uno acústico y otro eléctrico, cada uno para su propio cometido.

Si vas a tocar de manera frecuente música de estilo clásico o con orquestas y agrupaciones de cámara tradicionales, pero a la vez vas a usar tu violonchelo para tocar con amplificación, un instrumento electroacústico puede ser una buena opción (sin olvidar mi recomendación: cello acústico tradicional combinado con un micrófono de calidad).

Marcas de violonchelo

Los violonchelos pueden estar construidos por lutieres y también por fabricantes especializados, pero lo importante es optar a un instrumento que cumpla con nuestras necesidades. Los primeros suelen hacer instrumentos profesionales de gran calidad, enfocados a profesionales o estudiantes muy avanzados. Los instrumentos de fabricantes reconocidos y de calidad, ofrecen instrumentos excepcionales para principiantes y estudiantes medios o avanzados. Lo más importante es que nuestro instrumento produzca su sonido de forma natural, con facilidad y que sea perfectamente funcional. Hay que tener mucho cuidado con ciertos instrumentos que son fabricados sin un buen control de calidad y su montaje final puede hacer imposible el poder tocar con ellos. Puentes demasiado elevados, o con tan poca altura que no permiten tocar sus cuerdas libremente, cejillas que no cumplen su función e imposibilitan poder tocar las notas con nuestra mano izquierda o clavijas que son incapaces de fijar las cuerdas en el clavijero son algunas de las desagradables sorpresas que nos podemos encontrar.

Os dejo a continuación las marcas que yo recomiendo para no llevarnos disgustos. Aconsejo encarecidamente consultar mi curso del Taller del Violonchelo, que podéis encontrar en esta misma web, para aprender a poner a punto el instrumento en cuanto llegue a casa, sin accidentes ni sorpresas desagradables. Así mismo, en todos los instrumentos acústicos para estudiantes, recomiendo cambiar las cuerdas que vienen de fábrica por un juego Jargar Classic Medium. Las que se montan por defecto de fábrica suelen ser cuerdas mediocres, mientras que las jargar son cuerdas muy económicas, realmente duraderas y de una calidad excepcional. Por lo tanto, con unas Jargar vuestro violonchelo parecerá otro. En el caso de un cello eléctrico mi recomendación es cambiar las cuerdas por unas D’Addario Helicore para obtener así los mejores resultados.

Stentor:

Marca que utilizan la mayoría de mis alumnos y que yo recomiendo por su excelente calidad y sus resultados. Son instrumentos de precio muy comedido pero con una calidad excepcional para su cometido. Sus resultados son sorprendentes y cambiando el juego de cuerdas por unas Jargar Classic Medium tendremos un violonchelo que nos llenará de satisfacciones por muchos años. Los hay de diferentes tamaños, para niños que empiezan con 5 o 6 años, hasta tamaño completo para adultos.

Cecilio:

Para el continente americano, Cecilio es una de las mejores opciones disponibles tanto por sus precios como por su amplio catálogo. Sus violonchelos acústicos, así como los eléctricos, ofrecen mucha calidad y fiabilidad a un precio realmente comedido. Sin duda una de las mejores opciones si te encuentras en Estados Unidos, México o cualquier otro país del continente.

Classic Cantabile:

Instrumentos muy económicos pero funcionales. Pueden exigir un poco más de ajuste, como por ejemplo impregnar de tiza o resina sus clavijas para que permanezcan estables. Sin embargo, con un juego de cuerdas nuevo y los mínimos ajustes que podéis encontrar en la sección de cursos de Taller del Violonchelo, en esta misma web, no tendréis problema ninguno para disfrutar de vuestro violonchelo.

Es una marca muy versátil que fabrica violonchelos acústicos, eléctricos y electroacústicos. Ideales para iniciarse en el mundo del violonchelo.

Gear4Music:

De nuevo nos encontramos con una marca de instrumentos para los que buscan una relación calidad/precio inmejorable. Sus productos se centran, sobre todo, en instrumentos acústicos para estudiantes. Junto al consabido cambio de cuerdas, tendremos un instrumento que nos permitirá tocar y aprender sin dificultades añadidas. Su oferta de violonchelos eléctricos, aunque más reducida, también resulta una opción muy interesante si te interesa este tipo de instrumento.

Aliyes:

Así como otras marcas se especializan fundamentalmente en instrumentos acústicos, Aliyes ha profundizado en los eléctricos. Ofrece una gama muy amplia de personalización de su violonchelo eléctrico, aunque el modelo sea el mismo. Aseguran que la calidad electrónica de los componentes está a la altura de Yamaha, pero a un precio mucho más comedido. Desde luego son una opción a tener en cuenta si buscas un eléctrico, ya que tendrás un gran resultado así como una oferta de personalización de tu instrumento. Y, lo que es seguro, no dejarás indiferente a nadie.

Stagg:

Ofrece instrumentos en un amplio rango de calidades, desde violonchelos para principiantes a otros más costosos y avanzados. Además, fabrica cellos eléctricos a buen precio, así como un diseño propio y característico.

D Z Strad:

Es una marca que apuesta por instrumentos de calidad superior. Si el dinero no es un problema, hacerte con uno de estos ejemplares colmará tus más altas expectativas. Violonchelos premium con una calidad excepcional sin llegar a los precios desorbitados de otros instrumentos profesionales.