Saltar al contenido
Cellomaniacos

6- Cómo sujetar el arco del violonchelo

Postura Arco Violonchelo

Sujetar el arco del violonchelo se tiene que convertir en algo natural. Al principio resulta extraño a la mano y es normal que se tarde un tiempo en conseguir una postura cómoda que mantenga la mano colocada. El secreto para conseguirlo rápido es saber exactamente cómo y dónde poner los dedos de la mano en el arco. Permanece atento y pronto estarás tocando con el arco del cello como si fuera una extensión de tu mano.

Lección en vídeo: Cómo se sujeta el arco del violonchelo


Al igual que nos ocurría con el chelo, a la hora de sujetar un arco cada persona tiene un tipo de mano. No hace falta ser violonchelista para saber que la forma y longitud de los dedos varía mucho de una persona a otra. Hay violonchelistas que destacan por sus enormes manos, como el genial Mstislav  Rostropovich que destacaba, además de por su técnica y musicalidad, por sus largos y ágiles dedos.

Mi caso en concreto, por ejemplo, es exactamente opuesto. Mis dedos son más bien gruesos y cortos, que me ofrecen un tipo de ventajas y desventajas para tocar el violoncello.

De nuevo, volviendo la mirada al arco, es un accesorio de forma más o menos fija para todos. Tiene pequeñas variantes, y más si nos fijamos en arcos barrocos. Pero en el caso que nos atañe, que es el de aprender a tocar el violonchelo, vamos a estar utilizando arcos que son prácticamente idénticos unos de otros. Mientras que nuestras manos son radicalmente diferentes de un chelista a otro.

Por seguir citando ejemplos, si miramos al grupo 2CELLOS veremos que tienen características físicas muy distintas en sus manos. Los dos han amoldado su fisionomía al arco para convertirlo en una extensión del cuerpo. Para los dos, al final, funciona el arco igual. Lo sujetan con la misma soltura y, a la par, firmeza. Pero la posición y forma de los dedos es muy diferente. En el vídeo lo podéis corroborar.

Entonces, ¿cómo sujeto mi arco de violoncello?

Pues es sencillo, más de lo que podría parecer con lo que te estoy contando. La dificultad radica en acostumbrarse a manejar el arco, que llega con el uso y el tiempo. Los primeros días, tal y como le ocurre a todos los estudiantes, conseguirás una posición perfecta de inicio, y con el deslizar del arco por las cuerdas terminarán descolocándose los dedos. NO PASA NADA.

No quiero que te desesperes, ni te frustres. Es completamente normal. Por hacer una analogía, es como aprender a montar en bicicleta. Nos colocamos, perfectamente horizontales, y en cuando damos la primera pedalada nos torcemos y corremos el riesgo de caer. Pues ahora imagina que el arco es tu bici, y tú eres la mano. Practica, insiste, persevera. Y en unos días podrás tocar sin problemas. Otra cosa diferente es, al igual que en la bici, hacer malabarismos. Con el arco de violonchelo terminaremos haciendo auténticas filigranas, pero algunas exigen mucha práctica. Del mismo modo que saber montar en bicicleta no te permite hacer acrobacias aéreas con ellas, y debes entrenar. Pero no se puede entrenar lo difícil sin dominar y entender lo básico.

Y para eso es esta lección de violonchelo, para que aprendas rápidamente a posicionar tu mano de partida, y poco a poco consigas mantenerla en su sitio.

Sujetar Arco Violonchelo

Los puntos clave para sujetar el arco del chelo

Son cinco puntos: los dedos de tu mano derecha, querido chelista. Tienes que mirar bien el vídeo y prestar atención a la colocación de cada dedo. Sobretodo, fíjate en que no se giren, no se tuerzan o cambien el ángulo mientras tocas. Pero espera, eso no es todo, mira…

Llevo muchos años enseñando a niños y adultos a tocar el violonchelo desde cero, y hay una constante permanente en el aprendizaje del arco: aprender a manejarlo consta de dos fases.

Primera fase de aprendizaje del manejo del arco:

Nos centramos en los dedos de la mano. Sobretodo en el pulgar, que no se fatigue, que no genere tensión. Por eso es importante mantener el dedo lo más redondeado posible. Se puede tocar perfectamente relajado con el dedo pulgar recto, aunque esa postura puede llevar a una tensión innecesaria de nuestro dedo en la nuez del arco. Llevarlo arqueado nos va a ayudar a que no pase nada parecido.

En esta fase, la muñeca se mueve rígida, en bloque. Y no pasa nada. Lo importante es que los dedos aprendan a situarse en el talón del arco. Trata de que no se desubiquen cuando nuestro arco llega hacia la punta. Céntrate en mantener el recorrido de las cerdas en todo momento perpendicular a las cuerdas.  Por último, vigila que desde el dedo índice hasta el meñique, todos estén bien situados y perpendiculares a la vara. Si han de torcerse, que sea siempre mirando hacia afuera de nuestro cuerpo, mirando hacia el talón del arco. Lo que hay que evitar a toda costa es que se giren hacia la punta.

Segunda fase de aprendizaje:

Aquí nuestro principal aliado es el tiempo. Vamos tocando, vamos haciendo ejercicios y canciones, y nuestra mano se habrá acostumbrado a sujetar el arco sin problema, con lo que llegamos ya a esta fase cuando nuestros dedos están perfectamente integrados mientras tocamos. Ahora es cuando llega el momento de empezar a soltar la muñeca y a conseguir un juego desde el hombro hasta los dedos más dúctil. Nuevamente, será algo que llegará progresivamente. A medida que estudiemos y avancemos obras, nuestro brazo y mano derecha serán más expertos produciendo el sonido. llegarán los golpes de arco complejos, el staccato, el detaché, el bariolage, el ricochet, etc.

Pero no nos adelantemos a los acontecimientos. Te cuento esto para que sepas tu cometido en esta lección: aprende exactamente dónde van los dedos, amolda tu mano a esos puntos de apoyo, y practica mucho hasta que no se muevan de su sitio mientras tocas. El resto ya llegará, confía en mí.

Posibles refuerzos para la lección

Si sientes que tu mano no termina de colocarse, prueba a tocar con un rotulador grueso, colocándolo entre la base del pulgar y el arco, para que se mantenga arqueado y además te dará mayor superficie de agarre. Es como si convirtieras el talón del arco en una pieza más gruesa. Utilízalo un rato, unos días, y tan pronto te sientas cómodo abandónalo. Es un apoyo momentáneo nada más.

Estudia tranquilo, disfruta aprendiendo y ten paciencia. Verás que todo llega, que el arco es la primera dificultad relevante con la que nos vamos a encontrar, y por eso te animo a que perseveres y no te dejes sorprender por ella.

¡Nos vemos en el siguiente tutorial!