Saltar al contenido
Cellomaniacos

10- Técnica de Arco de Violonchelo para Principiantes

Tecnica Arco Violonchelo

Como principiantes, es el momento de implementar la técnica de arco en nuestra práctica de violonchelo ahora que ya tenemos nociones básicas. En estos días nos hemos familiarizado con el cello y ahora podemos empezar a profundizar en la mecánica del arco. En esta 10ª lección del Curso Básico de Cello vamos a mejorar la calidad de nuestro sonido en cuestión de minutos. Desenfunda tu arco, tensa la crines y… ¡vamos con ello, chelista!

Lección en vídeo: técnica de arco de cello para principiantes

Para acostumbrarnos al movimiento correcto del brazo hasta que sea totalmente natural mientras pasamos el arco, debemos interiorizar la mecánica que rige el movimiento perpendicular contra las cuerdas. Si el arco se nos tuerce, o pierde la perpendicularidad contra las cuerdas, nuestro sonido se verá afectado negativamente.

Tenemos tres elementos físicos en nuestro cuerpo encargados de ejecutar correctamente el movimiento de arco:

La muñeca derecha

Debemos prestar mucha atención a no dejarla rígida mientas desplazamos la mano. Es importante entender que es la encargada en primera instancia de cambiar el ángulo de nuestro arco, mientras se desplaza, respecto al antebrazo. Si se quedara rígida, a medida que alejamos la mano del violoncello nos encontraríamos con la punta del arco mirando cada vez más hacia el suelo. El giro de muñeca es el que va a mantener la horizontalidad de la vara, permitiendo que las crines se deslicen sobre las cuerdas totalmente perpendiculares.

Si lo recordáis de las primeras lecciones, las cuerdas oscilan hacia los lados al producir el sonido. Acompañar esa vibración con el arco facilitará la producción de sonido en nuestro chelo. En el momento que nuestra muñeca queda rígida, el movimiento del arco no va a acompañar la vibración natural de las cuerdas. La va a entorpecer. Por eso al principio el chelo suena mal, chirría y suenan las notas muy apagadas. Tan pronto como pasamos el arco perfectamente horizontal, el sonido mejora como por arte de magia.

El antebrazo derecho

Es el responsable de arrastrar la mano y la muñeca hasta el extremo más alejado de nuestro cuerpo. En ese momento, el arco se encuentra en la zona de la punta. Aquí lo más relevante es no bloquear el codo. Permitir que se abra a medida que nuestro antebrazo se aleja, para mantener la correcta posición del brazo y del resto de nuestro cuerpo. Si no abrimos bien el codo a medida que las cerdas van deslizando sobre las cuerdas, no conseguiremos llegar hasta el final del arco. Para hacerlo en semejantes circunstancias deberíamos alejar nuestro cuerpo del instrumento, inclinándonos, y eso sería catastrófico para tocar correctamente el cello.

El brazo derecho

El brazo controla el movimiento y de él nace el peso que depositamos sobre el arco. Ya lo veremos más adelante, pero es muy importante sentirlo siempre relajado y visualizar cómo descargamos su peso sobre el arco. Para tocar fuerte, más que “apretar” el arco lo que debemos hacer es dejar caer el peso del brazo, antebrazo y mano, enfocándolo desde el hombro. Por eso es crucial no tensar el hombro, ni levantarlo, dejando el brazo libre y relajado. Cuando el brazo se separa y llega al límite que ves en el vídeo, empezamos a abrir el codo para continuar el desplazamiento con el antebrazo. Presta mucha atención a ello. Si lo haces bien, tu técnica inicial de arco será perfecta.

Tecnica Arco Cello

Cómo optimizar la lección de técnica de arco

Del mismo modo que hemos hecho otras veces, para esta sesión de violonchelo te va a resultar extremadamente útil un espejo en el que vigilar todo lo que haces. Es normal no conseguir un movimiento perfecto al principio. De hecho, pasarán muchas semanas y muchas horas de estudio hasta que lo tengas bien interiorizado. Sin embargo, entendiendo la mecánica, en tan solo unos minutos ya habrás mejorado la calidad de tu sonido de manera notable. Sé paciente, y persevera en tu estudio. El arco del cello conlleva mucho esfuerzo y años de estudio hasta dominarlo a la perfección. Poco a poco, el progreso y la técnica depurada irán llegando a tu violonchelo, tranquilo.

Si tu brazo se cansa, tómate unos minutos de relax. Es normal, le pasa a todos los principiantes de chelo. Los músculos y articulaciones tienen que acostumbrarse a pasar el arco. Te relajas unos segundos, hasta que desaparezca el cansancio muscular, y retomas el estudio.

Una medida excelente para optimizar tu tiempo de estudio es alternar el arco con el pizzicato. El pizzicato consiste en tocar las  notas usando los dedos de la mano derecha en lugar del arco. Alterna para descansar, y así no perderás minutos del tiempo que tienes dedicado al estudio.

Posibles refuerzos para tu práctica con el arco del chelo

Una vez hayas afianzado medianamente el movimiento, y sientas que lo interiorizas, puedes usar la lección anterior para practicar. Recurre de nuevo a las escalas, a las notas del violoncello que acabamos de conocer, y practica con ellas. Aquí es donde vas a descubrir que tu sonido mejora mucho respecto a tu anterior estudio. ¡Estás mejorando tu técnica! Poco a poco sonará mejor, y mejor. Es la maravilla de estudiar con un método profesional, pedagógico y progresivo. Que vas adquiriendo nuevos conocimientos y mejorando tu calidad, de manera constatable por ti mismo. No hay lugar para el estancamiento y la desmotivación en Cellomaniacos. Aquí se avanza, sí o sí. Tal y como tú estás haciendo, ¿verdad?

Recuerda que si tienes alguna duda puedes y debes preguntar. No estudies de manera insegura ni te arriesgues a retroceder en tu trabajo. Por aquí, o por cualquiera de las redes sociales, estaré encantado de ayudarte.

Finalmente, cuando sientas que mantienes un control estable durante tu estudio y percibas que ya no te fatigas el brazo al tocar, estarás listo para pasar a la siguiente lección.

¡Allí te espero lleno de ilusión y “cellicidad” por continuar enseñándote a tocar el violonchelo!